Historia

Breve Reseña Histórica

Geolocalización

Se tienen escasas referencias sobre la prehistoria del término de Posadas. Hace unos años se dieron a conocer materiales cerámicos superficiales, hallados en Paterna y Cerro del Escribano, que demuestran la existencia de poblamiento durante el Calcolítico Pleno, en unos terrenos muy aptos y favorables para el ejercicio de la agricultura y ganadería que entonces se practicaba, lo que propició la continuidad del asentamiento humano hasta finales de la Prehistoria.

Una actuación arqueológica documentó la existencia, en La Sierrezuela, de un monumento megalítico funerario, tipo dolmen. Esto abre nuevas perspectivas para el conocimiento de la Edad de los Metales en esta zona de contacto entre el Valle del Guadalquivir y las estribaciones meridionales de Sierra Morena.

Los investigadores han venido identificando a Posadas con Detumo, un oppidum o poblado fortificado del Conventus Cordubensis. Pero esta identificación debe ser rectificada, porque Detumo se encontraba entre Carbula (actual Almodóvar del Río) y la desembocadura del Genil, pero en la margen izquierda del Guadalquivir y no en la derecha. Además, no se ha podido deducir de la existencia de un núcleo romano en Posadas Sin embargo, en esta época romana, la riqueza minera de Posadas hizo que desde la Antigüedad comenzasen a explotarse sus minas de cobre (Mina del Rey y Cerro Gordo) y plomo argentífero (Paterna, Casa del Guarda y La Sierrezuela). Además de minería, la zona de valle fue ocupada por el cultivo del olivo, encontrándose restos arqueológicos e indicios de existencia romana en los numerosos villae existentes como el Botijón, Vista Alegre, Mingaobez y La Corregidora. En Posadas se dan las dos etapas de la época medieval: Islámica y Cristiana. La dominación Islámica queda demostrada por la existencia en este lugar de Al-Janadiq (Las Zanjas o Barrancos) y que recientemente se le da el topónimo de Al-Fanadiq (Las Posadas). Formaba parte del Camino Califal que comunicaba Córdoba con Sevilla por la margen septentrional del Río Guadalquivir y pasaba por Almodóvar del Río, Posadas, Palma del Río y se internaba en tierras sevillanas. Abd Al- Rahmman I recorrió este camino para conseguir la conquista de Córdoba. Por su lugar estratégico, fue elegido para que las caravanas del Camino Califal hicieran un alto.

A partir del último tercio del siglo XII dicha población se fue despoblando, debido a las constantes amenazas de las tropas cristianas. Una vez conquistaron la capital cordobesa (1236), ocuparon estas tierras durante la segunda estancia de Fernando III en Córdoba (1240-41). Posteriormente, Alfonso X repobló esta zona para potenciar dicha ruta estratégica, existiendo en este mismo lugar, para 1262 una población con el nombre de Las Posadas del Rey. El Camino Califal pasó a llamarse Camino Real y proliferaron establecimientos para el descanso de los viajeros: las posadas.

La importante situación del territorio de las Posadas en el camino de Córdoba a Sevilla, llevaría a la construcción de pequeñas fortificaciones en sus tierras. La Torre del Ochavo del siglo XIV que vigilaba el camino de la Sierra a La Carlota y la Torre de Guadacabrilla o de la Cabrilla, atalaya del Castillo de Almodóvar del siglo XIV que custodiaba el Camino Real. A principios del siglo XIV, se decidió construir una fortificación debido a la inseguridad existente y para protección del camino, recibiendo para ello el apoyo de Alfonso X (1314). Posteriormente, sobre la fortaleza, se construyó la Iglesia de Santa María de las Flores. La torre de la iglesia se construyó sobre el torreón de aquella fortaleza.

El foco de cultura donde los lugareños podían aprender se encontraba en el Monasterio de los Basilios del s. XVIII.

Su producción agraria es la típica de las tierras de secano (cereal, trigo, cebada, olivo y vid) y de regadío (hortalizas, frutales, moreras y cereal). Cuenta con encinas, chaparros y alcornoques, de los que se aprovecha el corcho. Se constata también la presencia de molinos de trigo y aceite, la ganadería lanar, caprina, vacuna, cerda, anal y equina. Se practica así mismo la apicultura, con la producción de miel y cera.

Posadas cuenta con un poblado de colonización dependiente llamado Rivero de Posadas, situado a unos 3 kilómetros de la misma. Cuenta con la sede de la Peña Cultural Flamenca “Luis de Córdoba”.

El origen de Rivero de Posadas se remonta a los años 1956 a 1958, cuando se produjo la expropiación forzosa de la finca de secano “La Palma del Ochavo” que se parceló y se instaló el regadío.

A través de unas solicitudes, todas aquellas personas que quisieron, solicitaron una parcela. En un sorteo delante de todos los solicitantes, se sortearon los números y se adjudicaron las parcelas. Al mismo tiempo, se fue construyendo el pueblo, con una casa para cada parcelista y otras tantas para jornaleros que quisieron irse a vivir al poblado.

A partir de los años 1965 y 1966, las familias comenzaron a irse a vivir a Rivero de Posadas de forma gradual.

Fuente: Guía de recursos de la Mancomunidad de Municipios de la Vega del Guadalquivir. Año 2001