El Arquito

El Arquito

El Arquito, como resultado de la herencia de la arquitectura militar y popular, es uno de los enclaves más pintorescos de la localidad.

Inmortalizado en Cine y siendo máximo exponente de la memoria colectiva de Posadas, su encanto lo hace protagonista de varias creencias religiosas y de antiguas supersticiones. Abajo, los restos de una antigua puerta medieval del Castillo de Posadas. Arriba, una pequeña capilla a modo de balcón presidida por la Virgen de los Remedios, visitada cada martes y 13 para escapar de los efectos de la mala suerte.

Contigua a la Capilla de la Caridad y conocida popularmente como "Arquito", ha perdurado hasta nuestros días los restos de esta puerta del antiguo Castillo de Posadas. No obstante, la original configuración debió ser más compleja. También se le conocía antiguamente como "Puerta de Levante" o "Puerta del Sol". Es uno de los rincones más bellos y característicos del pueblo, y se le cita entre los lugareños para comparar la vejez de las personas o cosas diciendo: "ese es más viejo que el Arquito". Debajo de él y mirando a mediodía existe una ventana que hasta tiempos no muy remotos fue el torno para depositar los niños expósitos en el Hospital de la Caridad. En su parte alta hay una especie de capilla protegida por una baranda, donde en un nicho se expone a la veneración del pueblo la imagen de la Virgen de los Remedios. A ella se accede desde las dependencias de la Oficina de Turismo. El conjunto está coronado en la margen derecha por una veleta en cruz.

Este enclave es centro de manifestaciones religiosas, de las que queda la visita que las gentes piadosas hacen todavía el segundo domingo de cada octubre a la Virgen de los Remedios, cuya imagen preside el viejo Arquito. Es antigua tradición que las Remedios, en su onomástica, le lleven flores y velas a ésta.

Igualmente es protagonista de manifestaciones supersticiosas, ya que, todos los martes y 13, son numerosas las personas que se acercan para pedir tres deseo (de los que, según la tradición,  se cumplirá al menos uno), pasar tres veces bajo su arco y rezar un avemaría por cada uno justo debajo. Si el deseo se cumple, se hace llegar hasta este pintoresco balcón una cinta verde en señal de agradecimiento. El origen de la centenaria tradición que vincula a esta Virgen con el martes 13 y la concesión de deseos, que une el culto religioso con la superstición, se desconoce en la actualidad.

La imagen es de mármol blanco, de treinta y tres centímetros de altura sin contar la peana, es antiquísima, soporta el Niño en el brazo izquierdo, y este a su vez lleva una paloma en la mano derecha y en la izquierda un globo terráqueo; pudiéramos decir que es una réplica o imitación de la del Pilar de Zaragoza. Es de las imágenes que se decían aparecidas y tiene una curiosa leyenda: se decía que de modo sobrenatural se había aparecido en el sitio donde se encuentra, y al notarlo el pueblo la llevó varias veces a la parroquia para rendirle culto, y otras tantas volvió milagrosamente al Arquito. Esto no es más que una ingenua y piadosa leyenda, sin embargo ha tenido en cierto modo confirmación en el s. XX, pues cuando los sucesos del 36 fue arrancada de su sitio y tirada en una calera en el faldeo de la Sierrezuela al pago de Bella Rosa, y aunque por medios humanos, quiso el azar que la encontrara una persona que se la entregó al párroco, siendo más tarde restaurada gratuitamente por el escultor cordobés señor Mora y volvió de nuevo a ocupar el lugar donde se encontraba de tiempo inmemorial.

En los años 70, fue escenario para el rodaje del largometraje "Guerreras Verdes", protagonizada por Carmen Sevilla y Sancho Gracia, donde numerosos malenos y malenas tuvieron su bautismo cinematográfico como extras.

Monumentos