Palacio de los Marqueses de Villaseca

Palacio de los Marqueses de Villaseca

El Palacio de los Marqueses de Villaseca del s. XVI-XVII es un edificio que destaca por sus artesonados, especialmente el de la primera planta, y por su portada barroca en piedra natural.

Éste fue remodelado en los años noventa del s. XX y vaciado en su interior para acoger diversas instituciones como la Casa de la Juventud y el Servicio de Arquitectura Urbana de la Diputación de Córdoba.

El edificio fué construido para albergar a la noble familia de los Fernández de Córdoba y Figueroa. Originalmente ocupaba todo el flanco meridional de la plaza del Ayuntamiento, esto es, el doble que en la actualidad. Consta de una planta rectangular, teniendo como fachada uno de los lados más anchos. Tiene alzado de dos cuerpos, el inferior con numerosas ventanas y el superior con numerosos balcones, en correlación con aquéllas. El palacio ofrece una sobria estampa clacisista.

Su portada barroca está adornada con tres escudos declarados Bien de Interés Cultural, siendo el principal de la familia Fernández de Córdoba y Figueroa. La portada adintelada está rematada por frontón rectangular, roto en su base, que ampara en su tímpano el citado escudo. Debajo hay un friso sobriamente decorado con un festón y unas pilastras, que dan froma al balcón. En el lado y base de éstas se muestran sendos escudos.

La entrada o zaguán está flanqueada por dos columnas de orden toscano y sus grandes salones se cubren con ricos artesonados. El de la planta baja está totalmente restaurado y el de la planta primera, de gran valor artístico, está a la espera de su recomposición y puesta en valor. Esta armadura de madera tiene forma ochavada con lacería mudéjar (la cual dejó de construirse a mediados del s. XVI, lo que hace concluir que el edificio sería de esta fecha o anterior).

Este palacio es quizás el ejemplar más interesante de la arquitectura civil de Posadas.

Monumentos