Plaza de los Lavaderos

Plaza de los Lavaderos

Es el lugar más pintoresco del pueblo.

En ella existían dos fuentes, la de los Lavaderos y el Pilar de Triana. Éste era un abrevadero para el ganado y sus aguas sobrantes iban a regar varias huertas. Los arrieros con sus recuas y los pastores con sus rebaños se paraban cuando iban de camino para que los animales bebieran en el pilar. También se utilizaba como abastecimiento de agua pues las mozas iban a llenar sus cántaros. Ellas también se dedicaban a lavar su ropa en las pilas. Los lavaderos congregaban a numerosas mujeres, especialmente de las clases populares, que llenaban de regocijo la plaza con su trajín de lebrillos y cubos. Era el lugar donde las lavanderas de daban a cantar o parlotear matizando los rumores de las anécdotas de la vida. Era un lugar bullicioso y riente. Hoy día sigue quedando el Pilar, pero ya en desuso ganadero. El agua manaba de la Sierrezuela y era potable. 

 

Monumentos