Portada del Monasterio de los Basilios

Portada del Monasterio de Ntra. Sra. de Gracia de la Orden de los Basilios

Construida en piedra natural caliza y de estilo manierista, es el último resto que queda de este monasterio situado en la villa en el s. XVII.

Esta portada formaba parte de la iglesia, siendo la puerta lateral con salida a la calle Gaitán. La principal daba a la plazuela de Antonio Gutiérrez (plaza de abastos).

Labrada en piedra caliza, dicha portada está formada por un vano escarzado sobre pilastras, coronado por frontón triangular abierto. Las enjutas y pilastras que jalonan el arco presentan una labor de almohadillado típicamente manierista. Las pilastras exteriores que soportan el frontón superior presentan una labor de cajeado y una moldura con gútulas de raigambre clásica. Destaca la labor escultórica de la clave central del arco, que presenta un relieve con una cara de un personaje mitológico, con flores de acanto. Por su parte, el frontón triangular abierto muestra una cornisa sencilla, de líneas severas, en tanto el tímpano acoge decoración alegórica alusiva a la iconografía de San Basilio. En el figura las armas de los Basilios, o sea sobre azur una columna de plata entre llamas con la divisa "Talis est magnus Basilius" y en bajorrelieve una mitra y una cruz patriarcal o de Caravaca, que simboliza la dignidad de sus abades mitrados. Remataban el frontón tres remates hoy desaparecidos.

El convento de la Orden de San Basilio Magno tiene su origen en el cenobio que esta orden tenía desde la 2º mitad del siglo XVI en la finca del Torilejo. En el siglo XVII se trasladaron a Posadas, sin conocerse la fecha precisa, aunque figura la de 1642 en la portada de la antigua iglesia conventual, aunque la iglesia no llegó a terminarse hasta 1705, consagrándose a Nuestra Señora de Gracia.

A principios del siglo XIX el convento se vio afectado por la invasión francesa, y en 1835 fue clausurado con la desamortización de Mendizábal. Desde entonces el edifico pasó a manos municipales y fue objeto de sucesivos despropósitos que terminaron por arruinarlo. Durante la Guerra Civil española fue utilizado como almacén de víveres, y posteriormente se usó como plaza de toros, cine, molino de aceite y escuela. En 1957 se instaló en la iglesia el hogar parroquial de Pío XII y en el convento el mercado municipal de abastos. El convento fue finalmente demolido en 1981 para construir en su lugar un bloque de viviendas de VPO, quedando como testimonio la portada lateral de la iglesia.

Monumentos