Torre de Guadacabrilla

Torre de Guadacabrilla

La actual torre de Guadacabrilla o de la Cabrilla fue mandada a construir en el S. XV por el segundo corregidor de Córdoba, el doctor Luís Sánchez, en tiempos de Enrique III (posiblemente entre 1403 y 1406) "para guarda del camino de Sevilla" y del vado del Guadalquivir.

Esta torre ocupa una posición dominante y fue construida aprovechando los restos de una anterior que existía ya en 1267, que con el nombre de la Atalayuela era designada como mojón situado entre el camino de Córdoba a Sevilla y el río Guadalquivir. En 1985 fué declarada Bien de Interés Cultural, máxima protección al monumento que otorga la Ley de Patrimonio Histórico Español.

Ya en 1414, prestaba sus servicios al caminero el ermitaño Juan de Buenavista "excusando muchos robos y muertes de hombres y muchos males que allí se hacían y podrían hacerse, de cuya obra se seguía mucho servicio de Dios y provecho y bien de la comarca y guarda de ella".

Igualmente no se escapa de las referencias literarias y leyendas populares acerca a venteros, bandidos y malhechores. 

Descripción

De planta prácticamente cuadrada, con medidas de 6,70 x 7,32 metros, siendo su lado mayor el que corresponde a la puerta, orientado al sur; consta de dos plantas y azotea. Está construida con hiladas de mampuesto y a intervalos losas de piedra estando las mochetas constituidas por sillares a soga y tizón.

Se accede al interior por una puerta de arco carpanel con dovelas de piedra, protegido por un sillar que apoya en jambas de sillares embutidos en el muro sin sobresalir de la fachada, pero con salientes al pasillo para que la puerta apoye en el resalte. Hay unas cajeras a media puerta para el alojamiento de la tranca.

Adosada al muro oriental existía una escalera con techo de bóveda de cañón de ladrillo, excepto el ángulo, en que hay una oquedad para pasar a la planta superior. En el centro de cada fachada de la 2ª planta hay una ventana alargada, saetera o tronera, con jambas y dintel de sillares. La fachada oriental no posee ventana.

De la azotea sale un alero, a modo de moldura donde comienza el antepecho. Está rematado con almenas de casquete piramidal. En la parte superior de la fachada sur hay un matacán apoyado en cuatro ménsulas labradas, por donde se podían arrojar proyectiles para defensa de la puerta.

 

 

 
Monumentos